¿Cómo puedo estimular mi memoria?

La memoria es una función cognitiva muy vulnerable al envejecimiento y a las lesiones cerebrales. La mayoría de las enfermedades neurológicas cursan con afectación de la memoria.

Para que la memoria funcione correctamente es necesario un buen nivel atencional, ya que un déficit en la atención implica que la persona no se fija en la información que está recibiendo y por lo tanto no la graba correctamente, en consecuencia, luego no podrá evocarla.

Recuperación de la memoria

Así pues, el primer paso para la recuperación de ésta es el adiestramiento de la atención básica y sostenida en el tiempo.

Una vez conseguido un nivel óptimo de atención y colaboración, nos centraremos en la ejercitación o rehabilitación de la memoria propiamente dicha.

Causas

El déficit de la memoria se debe: 1) bien a un fallo en el proceso de codificación; 2) o a una pérdida en la fase de evocación. En el primer caso, las personas muestran dificultades en adquirir nueva información, manteniendo un buen recuerdo de las vivencias pasadas. En el caso de alterase la recuperación de conceptos, el problema se centra en el aprendizaje y en el recuerdo de experiencias vividas, a pesar de haberse producido una buena codificación y consolidación.

FesKits

Hay programas de entrenamiento cognitivo integral como el FesKits que no sólo ayudan a estimular y ejercitar la memoria de una forma guiada y supervisada, si no que también incluyen el trabajo de la atención, la planificación, la orientación y el resto de funciones superiores implicadas, de modo que garantizan una estimulación cognitiva completa y necesaria para un rendimiento óptimo en el día a día.

Estrategias para mejorar la memoria

Las estrategias de mantenimiento y recuperación de la memoria son diversas. A continuación introduciremos dos de ellas: la restauración y la sustitución.

Estrategias de restauración

Tienen como objetivo reorganizar la función (la memoria) mediante el entrenamiento e intentar que se generalice en la vida cotidiana. Para ello, se deben enseñar una serie de estrategias internas para favorecer los procesos de codificación, consolidación y evocación de la información. Por ejemplo:

  • Relacionar la información nueva con otra ya conocida
  • Seguir la norma de “poco y muchas veces”
  • Organizar la información en bloques temáticos para facilitar el recuerdo y la evocación

 Estrategias de sustitución

Proporcionan a la persona ayudas externas como mecanismo de substitución de la memoria, por ejemplo:

  • Ayudas Pasivas: cambios en el entorno como señales, colores para mejorar la orientación, fotos…
  • Ayudas Activas: libretas de anotaciones, diarios personales, agendas, notas, grabadoras…

Con la práctica diaria de estas propuestas conseguiremos mejorar nuestra memoria, porque como ya dijo el poeta, historiador, dramaturgo y filósofo Friedrich von Schiller

“Una memoria ejercitada es guía más valiosa que el genio y la sensibilidad”

¡Os animamos a ejercitar vuestra memoria, los resultados serán muy gratificantes!!

👉  Visita nuestro programa de Estimulación Cognitiva Online 

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *