Posts Relacionados
Existen los principios de economización de energía que nos ayudan a proteger la salud de
¿Conoces el ejercicio excéntrico? Es un tipo de ejercicio donde se producen a la vez estiramiento
Desde el inicio de estas técnicas hipopresivas creadas en 1980 por Marcel Caufriez en Bruselas,
La artrosis de rodilla es la degeneración o desgaste del cartílago articular de la rodilla, que
En ocasiones aparecen en prensa estudios con conclusiones un tanto controvertidas como ésta, vamos a

Alzheimer, la enfermedad del olvido

La Enfermedad de Alzheimer es un proceso neurológico de degeneración progresiva que afecta al cerebro. Es una forma de demencia en la que hay una destrucción progresiva de neuronas y de la transmisión que hay entre ellas.

Esta degeneración está potencialmente inducida por la acumulación de sustancias (proteínas Tau y Beta-amiloide) en el cerebro, que conforman ovillos neurofibrilares y placas neuríticas. Degeneran principalmente células neuronales de regiones específicas del cerebro, como el hipocampo y la corteza, y conllevan una pérdida progresiva de la memoria, así como de otras habilidades cognitivas como la desorientación o el razonamiento, de manera que la autonomía de la persona para desenvolverse en la vida diaria queda comprometida.

Actualmente, ¿qué puedo hacer ante la enfermedad?

En la actualidad no hay cura para esta enfermedad, pero existen algunos tratamientos, farmacológicos y no farmacológicos, que tienen el objetivo de aminorar la progresión de la enfermedad, sobretodo en estadios iniciales.

Tratamientos farmacológicos

Contribuyen a aliviar los síntomas clínicos en las primeras fases de la enfermedad y disminuyen la intensidad de los trastornos conductuales asociados, aunque no son capaces de detener o ralentizar de forma significativa su progresión en el tiempo. Actualmente hay una gran cantidad de nuevos fármacos en fase de experimentación clínica, aunque por el momento ninguno ha demostrado ser eficaz para prevenir o detener el avance ineludible de esta enfermedad.

alzheimer_estimulacion-cognitiva

 

Tratamientos no farmacológicos

Ante estas circunstancias las terapias no farmacológicas han pasado a un primer plano. Los programas de estimulación cognitiva y de entrenamiento de las actividades de la vida diaria, especialmente administrados en las etapas más iniciales de la enfermedad, parecen tener efectos positivos y están siendo evaluados y estudiados cada vez con más detenimiento.

Por otro lado, cada vez más profesionales optan por la intervención en la Enfermedad de Alzheimer mediante un tratamiento combinado (fármacos + programas de psicoestimulación integral), teniendo la Estimulación Cognitiva un papel relevante.

Tampoco podemos olvidar los programas de apoyo, asesoramiento y formación de cuidadores, tanto profesionales como familiares, ya que son esenciales para contribuir al bienestar de los pacientes.

Y… ¿Puedo prevenir el Alzheimer?

Si usted ha cultivado su mente durante años, y aún lo sigue haciendo… ¡tendrá recompensa! Un estudio publicado por investigadores de la Universidad de California muestra que realizar tareas que exijan una actividad cognitiva va asociado a un menor riesgo de acumular proteína beta-amiloide en el cerebro, substancia que forma unas placas dañinas para el cerebro, características de la Enfermedad de Alzheimer.

De momento, no existe ninguna prueba concluyente de que haya medicamento, sustancia nutricional o procedimiento cognitivo alguno que evite o disminuya el riesgo de padecer Alzheimer, pese a ello, en los últimos años numerosos estudios sugieren que todo aquello relacionado con la prevención de factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular (hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia, etc.) y con la promoción de hábitos de vida saludables (cerebro activo, ejercicio físico moderado y regular, dieta sana, sueño reparador, no fumar, no consumir alcohol de forma excesiva, etc.) podría contribuir a disminuir la incidencia de este tipo de enfermedades.

¿En qué se está investigando en la actualidad?

En este momento, se está investigando en distintas líneas, las prioritarias se centran en el desarrollo de nuevas tecnologías para el diagnóstico preciso y precoz de personas que aún no han desarrollado la enfermedad y en la validación de tratamientos que ralenticen y prevengan el desarrollo de la enfermedad.

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *