“Tengo miedo de no poder cuidarla”

Keri Skitch, 44 años, profesora, madre de tres niñas y cuidadora. Desde hace 22 años padece artritis reumatoide, una enfermedad inflamatoria crónica de etiología desconocida que puede afectar a diferentes órganos y a pequeñas, medianas o grandes articulaciones.

El motivo

Desde hace un tiempo empecé a notar que perdía fuerza en las manos, fue entonces cuando le pedí a mi doctora venir a hacer rehabilitación.

Yo tengo tres niñas y una de ellas tiene una discapacidad importante, no tiene movilidad y la tengo que coger, levantar, cambiar… como todavía es pequeña he visto que necesito estar fuerte y cuidarme para poder cuidar especialmente de ella.

artritis reumatoide paciente keri

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La convivencia con una enfermedad crónica

Durante estos años he tenido contacto con médicos, en mi caso, he ido empeorando de manera gradual, nada repentino. Esta enfermedad requiere medicación, no desaparece, es intentar controlarla.

Pautas del profesional

El terapeuta me enseña a manejar el día a día un poco mejor. Por ejemplo, Silvia Gargallo, terapeuta ocupacional, me ha mostrado cómo utilizar algunos aparatos adaptados que me sirven para la cocina (como un abridor de latas), a adecuar cosas que tengo en casa o a facilitar movimientos que hago con las manos para no hacer tanta fuerza y no deformar aún más mis articulaciones.

«Han pasado seis años y observo que mi hija no conseguirá una movilidad normal, por eso debo estar en las mejores condiciones para poder cuidarla»

Objetivo del tratamiento

Al ser una enfermedad crónica, el objetivo consiste en cómo puedo protegerme, evitar que las deformaciones vayan a peor y a aumentar la fuerza.

Hábitos de vida

Con niños pequeños es difícil por el tiempo, pero voy al gimnasio, intento caminar, cuidar la alimentación, pero siempre dentro de mis posibilidades.

Papel de cuidadora

Silvia me asesora sobre cómo es la mejor manera para que pueda cuidar de mi pequeña sin que las articulaciones de mis manos sufran más de lo debido. Siempre usar los músculos grandes, posturas que no tuerzan demasiado… En general esta enfermedad te obliga en cierta manera a diversificar las tareas diarias. Por ejemplo, la limpieza de la casa no se puede hacer en un solo día, intentamos colocar las cosas de forma que yo pueda acceder con facilidad (como el cambiador de la niña), en definitiva buscar estrategias.

Keri ha querido avanzarse a la enfermedad y llevar a cabo un plan de prevención antes que la artritis le impida totalmente cuidar a su familia y principalmente a su hija pequeña que es la que más atención requiere en este momento.

 

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *