Disfasia, Trastorno específico del lenguaje (TEL)

La disfasia, también conocida como Trastorno específico del lenguaje (TEL) consiste en la dificultad para adquirir el lenguaje. A diferencia de la afasia, que es la pérdida de lenguaje provocada por una lesión cerebral (como un traumatismo o un ACV).

Diagnóstico

Para diagnosticar la disfasia, debe descartarse que la dificultad de lenguaje esté causada por otro trastorno, como sordera, déficit intelectual, etc. Los niños con disfasia tienen afectada únicamente el área del lenguaje.

Disfasia

Se caracteriza por la dificultad para expresarse o comprender el lenguaje oral. Sin embargo, los pacientes con disfasia pueden presentar un cuadro muy diverso de síntomas, entre los que suelen destacar:

  • Introversión o falta intención comunicativa.
  • Déficit de habilidades comunicativas: no inicia conversaciones, no mira a los ojos, no pide ayuda o expresa sentimientos.
  • Déficit en el nivel expresivo:
    • Dificultades en la articulación, a veces presentan un habla incomprensible.
    • Dificultades en la estructura de la oración: frases desordenadas, dificultad para la concordancia de género y número o para conjugar los verbos.
    • Dificultades a nivel léxico: nivel de vocabulario bajo para su edad, utilizan palabras genéricas (“eso”, “cosa”), utilizan gestos y realizan circunloquios, es decir, dar un “rodeo” para evitar decir una palabra (“es una cosa que sirve para sentarse”)
    • Dificultades a nivel discursivo: Les cuesta hacer narraciones o descripciones, son desorganizados a la hora de contar una historia.
  • Déficit a nivel comprensivo: Problemas para comprender vocabulario, órdenes simples o complejas, absurdos, metáforas, etc.

Consecuencias

Los niños con disfasia suelen presentar frustración al no poder expresar con éxito sus pensamientos o sentimientos, así como por no comprender total o parcialmente lo que se les dice.

Tratamiento

El tratamiento de la disfasia está basado en la ejercitación de las áreas en las que presentan más dificultades mediante juegos que les resulten interesantes y estimulantes, algunos de ellos pueden ser: ocas, dominós o bingos de imágenes, láminas, juegos de ordenar historias… Con este material podemos trabajar la articulación de las palabras, vocabulario, comprensión, ordenación temporal, narración y estructura de oraciones.

Ayuda de la familia

También es importante orientar a los familiares para estimular el lenguaje en casa, por ejemplo:

  • Hablar despacio y de forma clara.
  • Respetar su tiempo necesario para contestar.
  • Respetar turnos de conversación.
  • Repetir las veces que el niño necesite.
  • Utilizar preguntas abiertas.
  • Eliminar correcciones, en su lugar repetirlo de forma correcta e incluso ampliar: “ la tasa es banca” “si, la TAZA es BLANCA y grande.”

👉  Visita nuestro servicio de Logopedia

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *