Paciente con Síndrome de inmovilidad

Paciente con Síndrome de inmovilidad

El síndrome de inmovilidad es una de las patologías más frecuentes que atendemos como fisioterapeutas del Servicio de Rehabilitación domiciliaria.

Este síndrome de inmovilidad se caracteriza por afectar a la capacidad funcional del paciente, limitando sus actividades de la vida diaria, las transferencias y la marcha. Generalmente, quien más lo sufre son pacientes de edad avanzada.

Paciente con Síndrome de inmovilidad

Las causas de sufrirlo son diversas, las más frecuentes: Artrosis avanzada general, fracturas de fémur, ICTUS, cardiopatías, diabetes, demencia y Párkinson, entre otros. También es muy común visitar al paciente en el domicilio con un diagnóstico de síndrome de inmovilidad después de un tiempo largo de hospitalización.

A causa de esta inactividad física del paciente, pueden aparecer varias AFECTACIONES en todo el cuerpo, como, por ejemplo:

  • Problemas de rigidez articular y contracturas musculares
  • Debilidad muscular
  • Problemas de circulación como la trombosis
  • Problemas digestivos como el estreñimiento
  • Retención de líquidos
  • Incontinencia urinaria
  • Úlceras por presión
  • Baja temperatura corporal
  • Deshidratación de la piel
  • Infecciones respiratorias
  • Osteoporosis, fragilidad ósea
  • Depresión
  • Desaliento
  • Confusión mental

¿Cómo podemos prevenir el Síndrome de inmovilidad?

Paciente con Síndrome de inmovilidad
  1. Es importante que el paciente lleve a cabo actividad física de forma regular: Ejercicios sencillos activos durante 10 – 15 minutos dos veces al día. El fisioterapeuta seleccionará los ejercicios más adecuados a cada caso.
  1. Es conveniente hacer marcha diaria, a ser posible fuera del domicilio y dependiendo del estado del paciente, adaptaremos la distancia. Por casa, se pueden hacer desplazamientos de forma segura y continuada, cada hora de estar sentado en el sofá, silla… recomendamos que el paciente se levante y que ande.
  1. Es necesario que el paciente incremente la ingesta de líquidos (agua, zumos naturales …), para tener una buena hidratación interna, pero a la vez también será importante tener cuidado de su piel con lociones hidratantes para aportarle la hidratación extra que la piel de la persona mayor necesita.
  1. Si es necesario podemos ayudar al paciente utilizando los productos de soporte necesarios para facilitar las transferencias, y la marcha.

Si tiene un familiar con dificultades para realizar alguna de las actividades de la vida diaria, con dificultades para levantarse de una silla o sofá, o con dificultades para andar, o sencillamente hace mucho de tiempo que se mueve muy poco… y presenta algunas de las afectaciones antes citadas

En Fisiogestión contamos con más de 300 profesionales en el servicio de rehabilitación domiciliaria

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo para informarte.




    Le informamos que los datos recogidos en el presente formulario, serán tratados por Corporación de Administración Sanitaria A.I.E., para poder atender y dar respuesta a su solicitud de información. Si necesita más información o quiere ejercer sus derechos sobre estos datos consulte nuestra Política de Privacidad.

    4 adaptaciones básicas en el domicilio

    Esta entrada también está disponible en: Catalán

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *