La faja abdominal: protege tu espalda y tu suelo pélvico

La faja abdominal: protege tu espalda y tu suelo pélvico

¿Has escuchado hablar alguna vez sobre la faja abdominal o CORE?, ¿Sabes de qué hablan?

Cuando hablamos de la faja abdominal, hablamos del grupo de músculos situados en la zona abdominal y en la espalda. Se trata de la faja natural que tiene nuestro cuerpo, cuya función, cuando estos músculos funcionan correctamente, es proteger nuestra espalda y nuestro suelo pélvico.

¿Qué músculos forman la faja abdominal?

  • En la ZONA ABDOMINAL: Tenemos el músculo transverso del abdomen, rodeando toda la cintura desde la columna lumbar, abarcando pelvis y costillas bajas hasta llegar de nuevo a la columna lumbar. También encontramos los oblicuos, mayor y menor, más lateralmente, estos dos pares de abdominales tienen sus fibras en forma oblicua de ahí su nombre.
  • DIAFRAGMA TORÁCICO: Es el músculo de la respiración situado debajo de los pulmones. Forma una cúpula en la parte de arriba de la faja abdominal cerrando y haciendo de “techo” de las vísceras abdominales y separándolas de los pulmones.
  • DIAFRAGMA PÉLVICO: Conjunto de músculos situados en el interior de la pelvis que forman el suelo pélvico. Tienen forma de cúpula invertida (o cuenco), forman el suelo de la faja abdominal y soportan el peso y las presiones que se generan en el interior del abdomen.
  • MUSCULATURA PARAVERTEBRAL (MULTÍFIDUS): Conjunto de músculos cortos situados en hilera a lado y lado de la columna vertebral.  Estos forman dos columnas musculares cerrando la faja abdominal por detrás.
La faja abdominal: protege tu espalda y tu suelo pélvico

Entonces, podemos entender la faja abdominal como un conjunto de músculos que abarcan todos los lados de nuestro cuerpo (anterior, posterior y laterales), y que encierran todas las vísceras abdominales.

¿Cómo nos protege esta faja abdominal?

  • PROTECCIÓN DEL SUELO PÉLVICO: El diafragma actúa como un émbolo cuando respiramos subiendo y bajando, y crea diferentes presiones dentro de la faja abdominal. También se crean presiones cuando realizamos ciertos gestos como toser, estornudar, defecar… que aumentan la presión intraabdominal. Estas presiones pueden repartirse de forma adecuada cuando la faja abdominal realiza un buen trabajo. Sin embargo, cuando estos músculos están débiles, no pueden asegurar una correcta distribución de las presiones, y es cuando se crean las sobrecargas y las lesiones del suelo pélvico.
  • PROTECCIÓN DE LA ESPALDA: Cuando el transverso del abdomen y los paravertebrales se contraen, se convierten en dos pilares fundamentales para sostener la columna y repartir bien la carga, de manera que se evita que la parte baja de la columna se lesione.
La faja abdominal: protege tu espalda y tu suelo pélvico

¡Anímate a reforzar tu faja abdominal, ya tienes buenos motivos para hacerlo!

En este post también puedes encontrar un programa de ejercicios.

¿Necesitas un tratamiento de fisioterapia personalizado para reforzar la faja abdominal?

Puedes consultar nuestros servicios de fisioterapia en nuestra red de centros o rellenar este formulario y te contactaremos




    Le informamos que los datos recogidos en el presente formulario, serán tratados por Corporación de Administración Sanitaria A.I.E., para poder atender y dar respuesta a su solicitud de información. Si necesita más información o quiere ejercer sus derechos sobre estos datos consulte nuestra Política de Privacidad.

    4 adaptaciones básicas en el domicilio

    Esta entrada también está disponible en: Catalán

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *