¿Qué es la artritis?

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria crónica de etiología desconocida que puede afectar a diferentes órganos y a pequeñas, medianas o grandes articulaciones. El término artritis incluye todas aquellas enfermedades reumáticas en las que el proceso desencadena inflamación, originando dolor, hinchazón, perdida de movilidad y deformidades.

Está considerada la más incapacitante de las enfermedades reumáticas. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Es una enfermedad autoinmune que quiere decir que un fallo del sistema inmunitario hace que el propio cuerpo destruya los tejidos sanos de las articulaciones.

¿Cuáles son las consecuencias?

Con el tiempo puede evolucionar hacia una pérdida de la capacidad funcional que dificulta el poder realizar las tareas cotidianas y otras tareas comunitarias que repercuten en la calidad de vida de la persona.

¿Cómo se trata?

No existe un tratamiento que permita curar esta dolencia, por lo que su abordaje, siempre individualizado, debe ser multidisciplinar (medicina interna, traumatología y cirugía ortopédica, rehabilitación, psiquiatría, dermatología, etc.) con un tratamiento farmacológico de base pautado y controlado por el reumatólogo.

¿En que consiste el tratamiento rehabilitador?

Un tratamiento rehabilitador, dirigido por el médico rehabilitador, va orientado a prescribir técnicas que disminuyan el dolor y realizar un plan que propicie cambios en los hábitos y en el entorno del paciente para ayudar a minimizarlo y compensar o sustituir la función. De esta forma el fisioterapeuta y el terapeuta ocupacional trabajaran al unísono; el fisioterapeuta aplicará técnicas para disminuir las algias y marcará las pautas de ejercicios para movilizar las articulaciones. El terapeuta ocupacional trabajará por medio de actividades funcionales personalizadas para prevenir deformidades y/o actitudes viciosas. Su principal función será aplicar todas las normas de economía articular para minimizar al máximo el impacto sobre las articulaciones y valorar la necesidad de incorporar productos de apoyo y/o de ortesis.

En las próximas semanas daremos pautas para combatir la artritis y mejorar la calidad de vida de la persona:

  • Pauta de Ejercicios y actividades terapéuticas para mejorar la movilidad de las articulaciones.
  • Técnicas de economía articular.
  • Productos de apoyo para facilitar las tareas y férulas para proteger las articulaciones.

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *