La punción seca

Muchas patologías frecuentes del día a día, como las lumbalgias, cervicalgias, dolor de hombro, dolor de cabeza, síndrome del túnel carpiano… son de origen miofascial, es decir, muscular.

Los puntos gatillo son “nudos” a nivel de las fibras musculares que provocan dolor de forma localizada, o a distancia, es decir, irradiado. Estas lesiones a nivel muscular pueden ser tratadas con diferentes técnicas, entre ellas se encuentra la punción seca.

La punción seca se basa en el tratamiento de puntos gatillo mediante una aguja de acupuntura, sin inyectar ningún tipo de sustancia química, como se realiza en el caso de las infiltraciones. La aguja penetra en el nódulo o “nudo” con el fin de romper las fibras que provocan el dolor. Con este procedimiento se consigue disminuir o hacer desaparecer el cuadro álgico.

Es una técnica que cada vez se utiliza con más frecuencia en tratamientos como las cefaleas, dolores musculares, ciáticas, dolores articulares, entre otros. Se obtienen buenos resultados y a corto plazo. Este tratamiento solo debe realizarlo un profesional especialista.

Anabel Prieto

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *