lavados nasales

Los lavados nasales en niños

Los síntomas más comunes que provoca la mucosidad son entre otros, la congestión, goteo, ojos llorosos, tos… Cuando esta mucosidad se infecta puede afectar en un inicio a la vía alta respiratoria con infecciones como la rinitis, faringitis, otitis, amigdalitis y en vías inferiores como la bronquitis, bronquiolitis, neumonía

Aparición de infección

Cuando estas infecciones aparecen es cuando se acude al médico donde se pauta una medicación normalmente en vía oral y a veces también en forma de inhalador.

Esta medicación en muchas ocasiones es agresiva debido a las altas dosis para combatir la infección.

Prevención

Con los lavados nasales y la fisioterapia respiratoria podemos: evitar infecciones; reducir el tiempo y dosis del tratamiento farmacológico.

Beneficios de los lavados nasales

  • Ayudan a sacar las secreciones de la nariz cuando esta está taponada.
  • Contribuye a disminuir los síntomas de alergias, evacuando parte de los alérgenos en contacto con la mucosa nasal.
  • Disminuye la frecuencia de resfriados, evacuando secreciones.
  • Reduce los efectos de las sinusitis, incluso puede ayudar a curarlas.
  • Mejora la gestión de la rinitis crónica.
  • Prevé infecciones respiratorias.
  • Facilita la gestión de los roncos y de las apneas del sueño.
  • Humidifica la mucosa nasal, el que previene sequedad y heridas.
  • Evacua suciedad.
  • Mejora la respiración nasal.

La nariz

La nariz es una parte muy importante para respirar dado que es la puerta de entrada del aire que inspiramos. Sus funciones son: oler, calentar, humidificar y filtrar el aire.

La nariz se divide en dos compartimentos separados por el tabique nasal, presenta dos orificios de salida que son las narinas.

En las partes laterales de la nariz encontramos los cornetes que son los encargados de calentar y limpiar el aire que va a los pulmones.

En la parte posterior existen los senos paranasales que tienen la función de humidificar y calentar el aire. Cuando estas aperturas se encuentran bloqueadas o acumulan demasiado moco, las bacterias y los virus tienen un ambiente idóneo para multiplicarse generando dolor e inflamación.

Lo que debemos tener en cuenta sobre los lavados nasales

  • La sal y el agua tibia son importantes por desinflamar y que sea más agradable.
  • Se puede utilizar suero fisiológico, soluciones salinas.
  • Se recomienda el uso de jeringuilla pues la cantidad de líquido ha de ser suficiente para hidratar y humidificar.  
    • La cantidad de líquido en la jeringuilla en niños de 0 a 3 años tiene que ser aproximadamente de 2 ml y en mayores de 3 años 5 ml por cada narina.
  • Es importante realizar una buena inclinación de la cabeza porque la mezcla llegue a la parte posterior de la nariz.
  • Se recomienda una pauta de no más de 4 veces al día, pues puede existir riesgo de irritación y sangrado si se hace un uso excesivo.

Procedimiento

Niño estirado hacia arriba o sentado con la cabeza echada hacia atrás.

Técnica Desobstrucción Rinofaríngea Retrógrada (DRR)

Esta técnica llamada Desobstrucción Rinofaríngea Retrógrada (DRR) se basa en la anatomofisiología de las fosas nasales y de la faringe, teniendo en cuenta el goteo nasal posterior que la mayoría de los niños presentan cuando hay aumento de secreciones y sus características fisiopatológicas.

Se aboca el suero fisiológico despacio, sin presión, hacia el interior de la nariz por una narina y posteriormente por la otra. El suero cae hacia la parte posterior de la nariz y resbala hacia la garganta arrastrando parte del moco. Las secreciones que están más adheridas o son más viscosas se hidratarán con el contacto con el suero.

Posteriormente en el momento de instilar el suero por cada narina, para desobstruir la nariz completamente, si el niño es colaborador, pediremos que inspire con fuerza, porque este moco que está en la zona posterior taponando acabe de caer a la garganta y sea tragado o escupido. No se tiene que tener miedo de tragar moco, irá al estómago y de aquí a las heces.

Si el niño no colabora, normalmente hasta los 2-3 años no lo hacen, cerraremos la boca para aprovechar el llanto (es raro que el bebé al hacerle el lavado nasal no llore) y buscar de este modo una inspiración intensa por la nariz. Esto hará que las secreciones se arrastren y se traguen permitiendo la correcta respiración.

Los beneficios de esta técnica es que se accede en la zona posterior de la nariz donde se suelen acumular las secreciones. Es un método que si se realiza de manera eficaz no necesita de aspirado posterior y evita el riesgo al no decantar la cabeza que el suero se dirija hacia las trompas de Eustaquio (oído).

Método para limpiar la parte anterior de la nariz

  • 1. Tumbado boca arriba con la cabeza inclinada hacia un lado

El lavado nasal más usado pero quizás no es el más eficaz.

Se inyecta el suero fisiológico con fuerza, con una jeringuilla o con monodosi, por el agujero nasal que queda arriba. Por el inferior saldrá el suero junto con el moco que haya barrido.

Es un lavado fácil y rápido, útil incluso en niños con problemas neurológicos, ahora bien, existen limitaciones y riesgos que al decantar la cabeza y echar el suero con fuerza puede favorecer la entrada de moco y suero al oído provocando otitis.

Generalmente, después de hacerlo hay que aspirar con un aspirador nasal para dejar la nariz completamente limpia.

  • 2. Tumbado cabeza abajo

La postura boca abajo sobre las piernas de la madre o padre,  sujetaremos con un brazo entre las dos piernas del niño, con el otro levantaremos la cabeza por la frente inclinándola ligeramente y con la jeringuilla llena de suero (con la dosis recomendada) la inyectaremos por la narinas, el suero saldrá por la narina contraria.

Cuando todo y los lavados nasales continúan las secreciones es necesaria y beneficiosa como se menciona anteriormente la fisioterapia respiratoria.

Fisioterapia respiratoria

La fisioterapia respiratoria es una especialidad de la fisioterapia que se encarga del tratamiento, prevención y estabilización de las diferentes enfermedades del aparato respiratorio o cualquier que interfiera en su correcto funcionamiento, para mantener o mejorar la función respiratoria.

Es una técnica eficaz en toda enfermedad respiratoria que curse con aumento de secreciones provocando tos, dificultad respiratoria, problemas secundarios en la alimentación y el sueño, absentismo escolar…

No es una técnica dolorosa. Es normal que los bebés lloren durante la sesión, pero esto es beneficioso porque nos ayuda a movilizar con más eficacia las secreciones. Los padres siempre tienen que estar durante la sesión para calmar y consolar el niño, así como para aportar datos de suma importancia para la historia clínica.

Visita nuestro servicio de Fisioterapia respiratoria

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *