Prevención de caídas

Prevención de caídas: Factores de riesgo extrínsecos (parte I)

En las caídas “más vale prevenir que curar”

En el post anterior de caídas hablamos de los factores de riesgo intrínsecos (propios y relacionados con la persona), concretamente sobre aquellos en los que sí que podemos incidir y de los que aportamos algunas propuestas para cuidarnos. Pero ¿Qué podemos hacer en relación con los factores de riesgo extrínsecos?

Hoy y en el próximo post, tratamos sobre aquellos factores externos y relacionados con el entorno, en los que sí que podemos ocuparnos e intervenir para la prevención de las caídas, estos son:

Actividades peligrosas o realizadas con riesgo

Realizar las actividades de manera segura y evitar aquellas que ya pueden resultar peligrosas como, por ejemplo, subirse a una escalera para cambiar una bombilla, para ello puedes pedir ayuda a otra persona más joven o solicitarlo a un electricista.

Por otra parte, y como regla general, si eres usuario de teleasistencia es conveniente llevarla siempre puesta e incluso en la ducha.

También puedes tener siempre a mano un teléfono portátil o móvil, en el que puedes grabar el número de emergencias (112) y de familiares, vecinos o amigos más cercanos.

Productos de apoyo inadecuados o en mal estado

Utilizar productos de apoyo cuando sean necesarios para mejorar la seguridad, por ejemplo, ayudas para la marcha como, un bastón o andador; dispositivos para las actividades de la vida diaria como, un calzador, esponja o pinzas de mango largo; ayudas para la adaptación del entorno como, un asidero o tabla de bañera.

En caso de necesidad, lo más significativo es la valoración, el asesoramiento personalizado y el entrenamiento por parte de profesionales expertos (terapeuta ocupacional). Otros aspectos esenciales son utilizarlos de manera adecuada y revisarlos periódicamente para cumplir con las indicaciones de seguridad y mantenerlos en buen estado.

Calzado y ropa

Es primordial ir bien calzados, con el pie sujeto, la suela antideslizante, de base ancha y el talón de 2-3cm que puede ser tipo cuña. Recomendamos que, al escoger el zapato, este sea transpirable, con las costuras interiores bien acabadas, sin relieves, fácil de poner y abrochar, mejor sin cordones o con velcro. También recomendamos evitar vestirnos con ropa muy larga o de talla grande que se nos caiga, ya que podemos tropezarnos con la misma ropa.

Medicación

Es importante el control periódico de la medicación por parte del equipo sanitario (médico y enfermera). Recuerda que puedes consultarles cualquier cambio que percibas relacionado con la medicación que tomas, como por ejemplo una mayor somnolencia, torpeza motriz, mareos, etc. En estos casos es interesante la revisión de la medicación por parte del experto para adecuarla a tus necesidades. 

Reducir peligros y obstáculos ambientales

Aquí os dejamos un reto, una imagen para detectar 7 peligros y obstáculos ambientales que podemos eliminar para mejorar la seguridad y prevenir las caídas.

En el próximo post de las caídas os daremos la solución del reto, nos centraremos en cómo podemos reducir los peligros ambientales y qué medidas preventivas podemos aplicar en nuestra vida diaria.

Recuerda que tienes a tu disposición los otros dos post publicados de la colección: “Prevención de caídas”. Puedes acceder a ellos clicando en los siguientes enlaces: Prevención de caídas: Factores de riesgo y Prevención de caídas: Factores de riesgo intrínsecos

¡Si necesitas más información, puedes rellenar este formulario y te contactaremos!

    Le informamos que los datos recogidos en el presente formulario, serán tratados por Corporación de Administración Sanitaria A.I.E., para poder atender y dar respuesta a su solicitud de información. Si necesita más información o quiere ejercer sus derechos sobre estos datos consulte nuestra Política de Privacidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *