CORE

El concepto “CORE”, o como cada uno quiera llamarlo

Ya hace más de 12 años que descubrí los conceptos del CORE y nunca he encontrado una palabra en castellano que pueda traducir lo que significa “CORE”.

Cuando hablamos de ejercicios del CORE, lo primero en lo que pensamos es en los abdominales y ejercicios de refuerzo abdominal, como por ejemplo las “planchas”, pero es un error, ya que el principio del CORE no es el refuerzo sino la estabilización.  

Solo partiendo de una correcta estabilización, podremos ir progresando hacia otras cualidades neuromusculares como son: la fuerza, la resistencia, la potencia, el control motor, la postura, o el equilibrio.  

Al hablar de CORE debemos pensar en la zona del tronco (núcleo hueco) que nos proporciona la estabilidad central de nuestro cuerpo y donde se encuentra nuestro centro de gravedad. Esta zona es necesaria para que los segmentos distales, las extremidades, tengan un punto de apoyo para poder desarrollar todas sus capacidades de manera correcta. Por esta zona central (núcleo), es por donde pasan todas las cadenas cinéticas, que nos permitirán desarrollar una correcta coordinación de la motricidad humana y una correcta distribución de las fuerzas de unos segmentos a otros.

Es decir, el CORE no solo es capaz de generar fuerzas, sino que es básico para dar la estabilidad necesaria y maximizar los esfuerzos de nuestro cuerpo humano.

¿Qué provocará un mal funcionamiento del CORE?

Pues un mal funcionamiento del CORE provocará:

  • Deficiencias posturales y de equilibrio
  • Disminución en las capacidades de las extremidades
  • Peores resultados musculares
  • Mayor predisposición a las lesiones

Por eso, encontrar una palabra en castellano que nos dé sentido y abarque todos los conceptos de estabilidad, equilibrio, generación y distribución de fuerzas, coordinación, prevención, etc., personalmente, aún no lo he encontrado, es por eso que aún lo llamo CORE.

Además, CORE es un concepto, es decir, no es un sistema de trabajo definido y sistematizado como son los llamados tradicionalmente “métodos”. Lo que se pretende, por tanto, es conocer el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo usando la tecnología que disponemos hoy en día (resonancias, ecografías, electromiografías…) y así entender cómo trabajan nuestros músculos y, gracias a estos conocimientos, poder desarrollar programas de trabajo y ejercicios específicos para mejorar las capacidades neuromusculares, la postura, evitar lesiones o recuperarlas con mejores resultados

Estos conocimientos nos permiten validar metodologías o sistemas de trabajo físico mucho más antiguos, como son el Yoga, el Tai-Chi, el Pilates, … Y ver que son formas de trabajo, que, sin disponer de ninguna tecnología o los conocimientos, realizaban ejercicios que se han comprobado que son muy correctos.

Por eso se dice que CORE no inventa nada, solo comprueba que lo que ya se hace desde hace miles de años es correcto, y nos da la base necesaria para desarrollar programas o métodos propios.

En conclusión, lo importante no es como lo llamemos, sino como nos puede ayudar este concepto, a trabajar correctamente y a realizar ejercicios basándonos en principios neurofisiológicos validados. Así que cada uno siga llamándolo como quiera.

Haz clic en el siguiente enlace para saber más: CORE: por qué trabajarlo y cómo.

Este tipo de trabajo dirigido al CORE, se pone en práctica en los grupos de Pilates y Postural Training en los centros de Corporación Fisiogestión.

Si deseas más información, puedes rellenar este formulario y te contactaremos.

    Le informamos que los datos recogidos en el presente formulario, serán tratados por Corporación de Administración Sanitaria A.I.E., para poder atender y dar respuesta a su solicitud de información. Si necesita más información o quiere ejercer sus derechos sobre estos datos consulte nuestra Política de Privacidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.