Osteopatía visceral

La osteopatía posee 3 ramas diferenciadas: estructural, craneal y visceral. Es difícil separar estas ramas puesto que la osteopatía tiene una manera de entender el cuerpo humano global.

La osteopatía visceral

Es la rama más desconocida para el gran público, y muchos veces para el mismo mundo sanitario y de la salud.

El objetivo de cualquier tratamiento de osteopatía es establecer la normal movilidad de los tejidos del cuerpo, ya sea a nivel músculo esquelético o a nivel de sus vísceras, por lo tanto, reducir las tensiones mecánicas que se puedan producir.

Estas tensiones son reguladas por el sistema nervioso central y son expresadas en forma de aumento del tono muscular y restricción del movimiento de los diferentes tejidos del cuerpo.

La osteopatía visceral

Vísceras

Las vísceras tienen movilidad, como cualquiera otro estructura del cuerpo. Es más, lo tienen que tener para poder desarrollar sus funciones con total normalidad.

Movilidad visceral

Producida por varios factores:

  • La propia movilidad visceral
  • El diafragma un importante músculo que al contraerse empuja sobre las vísceras abdominales.

Si alguno de estos elementos no se mueve correctamente habrá consecuencias a nivel visceral, como es lógico, pero también las habrá estructuralmente en otras zonas del cuerpo. Y esta es la parte que quizás cuesta más de entender y que más sorprende.

La importancia de las vísceras

Las vísceras comparten zonas de piel, vasos sanguíneos… con otras estructuras. ¿Y cómo lo hacen? Mediante la metámera, que podríamos definirla como el nivel de la médula donde corresponden todas estas estructuras (nervios, vasos sanguíneos, etc). Si hay una afectación en una víscera, todas las estructuras del cuerpo que correspondan al mismo nivel metamérico pueden estar afectadas.

Lesiones más frecuentes

Muchas patologías como lumbalgias, tendinitis u otras patologías músculo-esqueléticas, son consecuencia de afectaciones viscerales. Lesiones que muchas veces son tratadas desde un punto estructural no acaban de mejorar del todo, y al incluir tratamiento visceral y restablecer la normal función de la víscera, mejoran notablemente.

Por lo tanto podemos concluir que en un tratamiento siempre tendríamos que tener en cuenta posibles afectaciones viscerales (cómo también craneales y estructurales).

👉 Visita nuestro servicio de Osteopatía

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *