¿Cómo podemos aumentar nuestro vocabulario?

Los idiomas español y catalán se calcula que están compuestos por aproximadamente 100.000 palabras, así pues, podemos sentirnos orgullosos de hablar unos idiomas con un léxico muy amplio y rico.Hagamos un rápido repaso a la evolución de la adquisición cuantitativa del lenguaje:

– De 9 a12 meses: Si un niño/a recibe un estímulo y cariño adecuados y no presenta ninguna patología, la producción del lenguaje se iniciará alrededor de los 9-12 meses, en este momento los niños ya comprenden unas 50 palabras y producen 10.

– 18 meses: El léxico va aumentando lenta y progresivamente, a los 18 meses los niños producen entre 50 y 100 palabras. Este vocabulario está compuesto por palabras aprendidas gracias a la presencia de repetidas  rutinas verbales de relación adulto-niño.

– 3 años: los niños ya conocen unas 1.400 palabras, adquiriendo unas 300 palabras por año.

– 4 años: El lenguaje se automatiza y se convierte en un instrumento comunicativo sobre los 4 años, momento en el que producirán entre 1.300 y 22.000 palabras ( E. Pérez Pérez)

– Adultos: producimos una media de 150 palabras por minuto, teniendo un léxico de más de 50.00 palabras. Nos podemos encontrar oscilaciones entre 50.000 y 100.000 palabras. ( E. Pérez Pérez)

Para que esta evolución cualitativa y cuantitativa se produzca, es necesario que el niño presente interés por el entorno social, que exista un estimulante y cálido contacto con los adultos y con las personas más próximas.

Los adultos son el modelo lingüístico a imitar de los niños desde los primeros meses de la vida, es importantísimo el uso de un vocabulario, un léxico apropiado para cada situación.

En un ejercicio de análisis de las producciones “de la calle”, concluimos que el vocabulario cotidiano se está reduciendo alarmantemente. Así, observamos que  una misma palabra se puede utilizar para expresar sentimientos, describir situaciones, definir cualidades físicas de personas o  paisajes. Por ejemplo oímos “qué guapo” en referencia a un niño, a un monumento, un cuadro, un  paisaje, una prenda de ropa…

Producciones como por ejemplo “ tío”, “no”, “vale”, son muletillas que se repiten una y otra vez en las conversaciones de nuestros adolescentes ( y no tan adolescentes), o el uso de los deícticos “eso” “este” sustituyen a sustantivos que cuestan evocar y que cada vez costará más si no se realiza un esfuerzo para acceder al léxico.

libros

Actividades como leer, realizar crucigramas, escuchar programas “ de calidad” en la radio o la televisión, apuntarnos las palabras nuevas que oímos o leemos para posteriormente esforzarnos en usarlas, buscar sinónimos y antónimos…..nos ayudarán a aumentar nuestro vocabulario y a mantener la riqueza léxica de nuestro vehículo de comunicación por excelencia: el lenguaje.

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.