El intestino: el segundo cerebro (Parte I)

En el intestino reside la mayor población de microorganismos dominada por bacterias, pero también incluye poblaciones comensales de hongos, virus, arqueas y protistas, que se le denomina microbiota intestinal.

La microbiota intestinal (antiguamente llamada “flora intestinal”) es un ecosistema microbiano que participa en la comunicación entre el intestino y el cerebro, por lo tanto, tiene un papel decisivo en nuestra salud.

La red de comunicación bidireccional entre la microbiota intestinal y el sistema nervioso central (SNC) es el eje intestino-cerebro (GBA). En esta comunicación bidireccional, el cerebro puede afectar la composición de la microbiota intestinal y a las funciones que realizan las bacterias en el intestino, como pueden ser:

  • La descomposición de alimentos
  • La producción de nutrientes
  • Regulación del sistema inmunitario
  • Protección frente a patógenos

También puede suceder lo contrario; un desequilibrio de la microbiota intestinal puede influir en el cerebro mediante la producción de neurotransmisores como la serotonina, dopamina, histamina y GABA.

En consecuencia, las bacterias intestinales podrían desempeñar un papel crucial en el estado de ánimo: ansiedad y/o depresión.

Por ejemplo, la serotonina es una hormona que se produce mayoritariamente en el intestino, y tiene una gran influencia en el estado anímico, proporcionándonos serenidad y buen humor.

¿Qué es la disbiosis intestinal?

Es un desequilibrio cuantitativo o cualitativo de la microbiota intestinal.

Por ejemplo; alguna especie de bacterias de la microbiota intestinal puede crecer en exceso, debilitando y reduciendo el número de otras especies de bacterias beneficiosas de la microbiota intestinal.

¿Por qué se produce la disbiosis intestinal?

  • Alimentación inadecuada (exceso de harinas refinadas, azúcares, edulcorantes, exceso de proteína animal, grasas saturadas y ultra procesados).
  • Medicamentos (especialmente el abuso de antibióticos).
  • Gastroenteritis.
  • Estrés.
  • Higiene.
  • Alcohol.
  • Microbiota oral que influye en la microbiota intestinal.
  • Envejecimiento.

Si no tratamos adecuadamente la disbiosis intestinal, esta puede acabar evolucionando hacia un intestino permeable.

En el próximo post nos adentraremos en el Síndrome del Intestino permeable, y sus posibilidades de tratamiento.

Referencias bibliográficas:

1-Tomislav Meštrović, Hana Čipčić Paljetak Mihaela Perić, Anja Baresic, and Donatella Verbanacario Matijasic. Gut Microbiota beyond Bacteria—Mycobiome, Virome, Archaeome, and Eukaryotic Parasites in IBD M, 2020 April 21 (8)

2-David Rojo, Celia Méndez-García, Beata Anna Raczkowska, Rafael Bargiela, Andrés Moya, Manuel Ferrer, & Coral Barbas. (2017). Exploring the human microbiome from multiple perspectives: factors altering its composition and function, FEMS Microbiology Reviews. 41(4):453–478. https://doi.org/10.1093/femsre/fuw046

3- Carabotti, M., Scirocco, A., Maselli, M. A., & Severi, C. (2015). The gut-brain axis: interactions between enteric microbiota, central and enteric nervous systems. Annals of Gastroenterology: Quarterly Publication of the Hellenic Society of Gastroenterology, 28(2), 203–209

4- Boulangé, C. L., Neves, A. L., Chilloux, J., Nicholson, J. K., & Dumas, M.-E. (2016). Impact of the gut microbiota on in!ammation, obesity, and metabolic disease. Genome Medicine, 8, 42.

5-Lach G, Schellekens H, Dinan TG, Cryan JF. (2018). Anxiety, Depression, and the Microbiome: A Role for Gut Peptides. Neurotherapeutics 15(1):36-59. https://doi.org/10.1007/s13311-017-0585

6- Clapp, M., Aurora, N., Herrera, L., Bhatia, M., Wilen, E., Wake!eld, S. (2017). Gut microbiota’s e#ect on mental health: The gut-brain axis. Clinics and Practice, 7(4), 987. http://doi.org/10.4081/cp.2017.987

7- David LA1, Maurice CF2, Carmody RN2, Gootenberg DB2, Button JE2, Wolfe BE2, Ling AV3, Devlin AS4, Varma Y4, Fischbach MA4, Biddinger SB3, Dutton RJ2, Turnbaugh PJ2.Diet rapidly and reproducibly alters the human gut microbiome.2014 Jan 23;505(7484):

Puedes consultar nuestros servicios de fisioterapia en nuestra red de centros o rellenar este formulario y te contactaremos.




    Le informamos que los datos recogidos en el presente formulario, serán tratados por Corporación de Administración Sanitaria A.I.E., para poder atender y dar respuesta a su solicitud de información. Si necesita más información o quiere ejercer sus derechos sobre estos datos consulte nuestra Política de Privacidad.

    Esta entrada también está disponible en: Catalán

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.