¿Qué son las «calorías vacías» y dónde se esconden?

En el mundo de la nutrición, calorías vacías es un término con el cual se denominan a ciertos alimentos y bebidas que aportan una cantidad elevada de energía debido al exceso de azúcar sin proporcionar apenas nutrientes o ninguno.

El consumo actual de este tipo de alimentos y bebidas ronda el 40%, una cifra alarmante, ya que supone un aumento del riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares y sobrepeso/obesidad debido a su elevado aporte en azúcares.

¿Y en qué alimentos los podemos encontrar?

Pues cada vez existen más productos que contienen este tipo de calorías sin aportar nutrientes interesantes desde el punto de vista nutricional. Por ejemplo, en los refrescos, una sola lata contiene 6 terrones de azúcar, una cantidad extremada. Este tipo de bebidas está asociado al sobrepeso en niños, a la diabetes tipo II y al riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. El azúcar de mesa es otro ejemplo. En zumos envasados también encontramos calorías vacías. Se recomienda sustituirlos por frutas o zumos naturales por su gran aporte en vitaminas y fibra. En el caso de las galletas, los snacks y las golosinas, así como los dulces, la bollería y los helados, aportan, por un lado, un alto porcentaje de azúcares y además grasas saturadas. Resulta interesante comprobar que algunas galletas que son ricas en vitaminas y fibra, tienen un alto nivel de azúcares, así que es importante fijarse en el etiquetado. Por último, el alcohol; una lata de cerveza (150kcal) aporta 85-100kcal que no son utilizables por el músculo. Además, la cerveza añade el azúcar de la malta que se produce durante el proceso de fermentación. Sin embargo, la cerveza contiene vitaminas del grupo B como el ácido fólico (B9), fibra y minerales, así que se recomienda su consumo pero con moderación. En el caso de bebidas destiladas como el whisky, el ron y la ginebra, el aporte energético se dispara a unas 240kcal/100ml. Cabe destacar que el exceso de alcohol disminuye el aprovechamiento de nutrientes que nos aportan los alimentos (proteínas, hierro, vitaminas del grupo B, calcio…), hasta el punto de causar carencias.

Cristina Sánchez

(Nutricionista y auxiliar de fisioterapia)

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *