Dieta pre-veraniega

Sol, playa, piscina, relax, diversión, desconexión… Las vacaciones por fin se van acercando!!! Y es por ello que ahora va aumentando el número de personas que aprovechan este sprint final para ponerse a dieta, ir al gimnasio, y en definitiva cuidarse al máximo para ponerse en forma y perder unos quilos de más, pero ¡cuidado! debemos hacerlo con responsabilidad. Una dieta altamente hipocalórica y un incremento excesivo en el ejercicio físico puede ser perjudicial.La mayoría de las dietas que se promueven en esta época se distancian mucho de lo que sería una dieta equilibrada e inducen a una restricción muy severa, que generalmente conduce a: situaciones de carencias nutricionales y alteraciones metabólicas, y a una monotonía que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para la salud. Además suelen tener en común provocar el llamado efecto yoyo (incremento de peso superior al que había antes de comenzar la dieta, una vez abandonada). De forma general, las llamadas «dietas milagro» se pueden clasificar en tres grupos:

1) Dietas hipocalóricas desequilibradas: Estas dietas provocan un efecto rebote que se traduce en un aumento de masa grasa y pérdida de la muscular, existiendo una adaptación metabólica a la disminución drástica de la ingesta energética, que se caracteriza fundamentalmente por una disminución del gasto energético. Estos regímenes suelen ser monótonos, además de presentar numerosos déficits en nutrientes sobre todo si se prolongan por largos períodos de tiempo.

2) Dietas disociativas: Se basan en el fundamento de que los alimentos no contribuyen al aumento de peso por sí mismos, sino al consumirse según determinadas combinaciones. No limitan la ingesta de alimentos energéticos sino que pretenden impedir su aprovechamiento como sustrato energético con la disociación.

3) Dietas excluyentes: se basan en eliminar de la dieta algún nutriente. Estas dietas pueden ser:

1)    Ricas en hidratos de carbono, sin lípidos ni proteínas (producen una sobrecarga renal y hepática muy importante)

2)    Ricas en grasa (producen graves alteraciones metabólicas (acidosis, cetosis, aumento de colesterol sanguíneo…)

3)    Ricas en proteínas sin hidratos de carbono

En el próximo post os daré consejos para perder peso de forma sana y equilibrada.

 

Esta entrada también está disponible en: Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *