¿Cuándo un deportista debe visitar al fisioterapeuta?

¿Cuándo un deportista debe visitar al fisioterapeuta?

Esta pregunta es frecuente en deportistas principiantes. No saben si el “dolor” que tienen es normal o, realmente, “se han hecho daño”. Si alguien no ha hecho nunca deporte de forma constante y continuada es habitual que no haya escuchado nunca a su propio cuerpo y, ahora, esté experimentando sensaciones que nunca había notado.

De todos modos, tanto si somos deportistas habituales como si no lo somos, todos tendríamos que conocer nuestro cuerpo y ser capaces de notar las señales que nos envía.

Así pues, tenemos que ser muy conscientes que los primeros días de iniciación a una práctica deportiva “notaremos cosas”. Según la parte corporal que trabajamos más, estas molestias estarán centradas en unos grupos musculares o en otros.

En este post nos centraremos en una de las prácticas deportivas más extendidas, como es el running.
Para dar respuesta a la pregunta del post, lo primero es saber diferenciar un dolor por sobre-exceso físico, de un dolor producido por una lesión.

De forma general, podemos decir:


El dolor por sobrecarga. Acostumbra a ser de origen muscular, de una semana de evolución y se suele manifestar al inicio del movimiento, también es habitual que mejore con movimientos leves. En cambio, en reposo no se manifiesta el dolor. Ejemplo: Las agujetas.


El dolor por lesión. Puede ser muscular o articular, superior a los siete días de evolución, y suele estar presente de forma constante tanto en movimiento como en reposo. Ejemplo: micro-rupturas fibrilares, tendinopatías…

Una vez tenemos estos dos aspectos claros, os explicamos las típicas sensaciones post-esfuerzo del corredor principiante que, en un principio, no le tienen que preocupar más de lo normal, por lo tanto, no es imprescindible ir al fisioterapeuta.

¿Cuándo un deportista debe visitar al fisioterapeuta?

Estas son:

1. AGUJETAS. Todos conocemos las agujetas. ¿Quién no las ha sufrido? ¡Realmente insoportables! Pueden durar una semana, pero su momento más álgido (doloroso) es entre las 48-72 h post-esfuerzo.

2. DOLOR EN LAS PANTORRILLAS. Se trata de un dolor habitual, que puede ser más o menos intenso en la parte posterior de la pierna. Se trata de un claro síntoma de sobrecarga muscular en los gemelos.

¿Cuándo un deportista debe visitar al fisioterapeuta?


3. DOLOR EN LAS RODILLAS. Dolor por fatiga, puede ser unilateral o bilateral, habitualmente es la manifestación de una mala técnica de carrera y de tener poca estabilidad articular por carencia de fuerza muscular.

4. DOLOR DE ESPALDA. De mayor predominio lumbar característica de una inadecuada postura y de una importante debilidad muscular del CORE.

¿Cuándo un deportista debe visitar al fisioterapeuta?


Está claro que a medida que pasen los días, el cuerpo se acostumbrará a la actividad física y todas estas molestias irán desapareciendo. ¡No se instaurarán por siempre jamás!

No hemos de abusar de nuestro organismo. Tenemos que ser conscientes de nuestras propias posibilidades, y llevar a cabo una actividad física de forma gradual.

Para cualquier duda, siempre podéis consultar a vuestro fisioterapeuta para que os asesore y os ayude a realizar vuestra práctica deportiva de manera segura.

Puedes consultar nuestros servicios de fisioterapia en nuestra red de centros o rellenar este formulario y te contactaremos




    Le informamos que los datos recogidos en el presente formulario, serán tratados por Corporación de Administración Sanitaria A.I.E., para poder atender y dar respuesta a su solicitud de información. Si necesita más información o quiere ejercer sus derechos sobre estos datos consulte nuestra Política de Privacidad.

    ¿Eres deportista? ¿Conoces nuestra Unidad del Deporte de fisioterapia deportiva avanzada en Barcelona? Rellena el siguiente formulario y te informaremos.




      Le informamos que los datos recogidos en el presente formulario, serán tratados por Corporación de Administración Sanitaria A.I.E., para poder atender y dar respuesta a su solicitud de información. Si necesita más información o quiere ejercer sus derechos sobre estos datos consulte nuestra Política de Privacidad.

      4 adaptaciones básicas en el domicilio

      Esta entrada también está disponible en: Catalán

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *